sábado, 4 de marzo de 2017

Museo del Presidio de Ushuaia

visitantes durante la visita guiada
retrato de Carlos Gardel en celda
dedicada al Zorzal 

figura del anarquista Simón Radowitzky
y un guardia

figura de un preso común en una celda
figura del "Petiso orejudo"
figura de un guardia 
cómo era la prisión originalmente,
espacio cerrado al público, se puede
ver a través de una abertura
celda y figura del escritor Ricardo Rojas

réplicas de grilletes utilizados para el traslado
de presos

muebles realizados por prisioneros





















(Buenos Aires)

En el actual Museo Marítimo de Ushuaia funciona hoy el Museo del Presidio,
ex Presidio de Ushuaia, abierto al público. Al visitarlo uno se encuentra con
diversas celdas que alojaron a delincuentes como el "Petiso orejudo" y personajes
famosos que fueron encarcelados ahí, por razones políticas,  como el escritor Ricardo Rojas.
Historias tan disímiles conviven en ese lugar histórico que depara también algunas
sorpresas, como encontrarse con una celda ambientada con un retrato hecho
al estilo pop de Carlos Gardel y una curiosa explicación colgada en la pared.
El museo se puede recorrer en una visita guiada, si uno decide hacerla.
También, a través de una abertura se puede contemplar cómo era la cárcel
antiguamente, sin ninguna pintura o ambientación,como las celdas que están
abiertas al público.
Historia
El presidio militar que funcionó en la Isla de los Estados, primero en San Juan
de Salvamento y luego en Puerto Cook - hasta diciembre de 1902 - fue trasladado
por razones humanitarias a Ushuaia. El lugar elegido fue Puerto Golondrina, al
oeste de la ciudad. Allí comenzó a funcionar en casas de chapa y galpones
trasladados de Isla de los Estados, el presidio militar. Existió la idea de hacer una
colonia penal en el lugar pero no tuvo mucho éxito.
En  1911 el Presidente de la Nación firmó el decreto que fusionó el Presidio
Militar con la cárcel de reincidentes de Ushuaia.
Construcción del edificio
En 1902 se comenzó con la construcción del Presidio Nacional. El sitio
elegido fue el mismo lugar donde estaban las construcciones provisiorias;
al este de la pequeña ciudad de Ushuaia que para ese entonces eran un poco
más de 40 casas. Hasta 1920 continuó la construcción de la cárcel que fue
realizada por los mismos penados.
La idea primitiva era construir una "Colonia Penal" para 580 reclusos en
Lapataia. Para ello se reservaron 2.500 hectáreas de tierra junto al límite
con Chile. En 1920 la cárcel contaba con 5 pabellones de 79 celdas exteriores
cada uno. Las 380 celdas eran unipersonales, pero la cárcel llegó a alojar a
más de 600 penados.
Entre el Pabellón 1 o histórico y el 2 se levantó la cocina y entre el 1 y el 5
la panadería. Al frente de la bahía se levantó la administración. Los talleres
fueron colocados en construcciones separadas. Recién en 1943 se inauguró
un moderno hospital que luego fue el hospital de la Base Naval y por mucho
tiempo el único hospital de la zona.
El "hall" central o "Rotonda múltiple" fue utilizada como sala de conferencias,
cine y auditorio para cualquier tipo de acontecimiento.
Trabajo y disciplina
A medida que pasó el tiempo a esta cárcel fueron enviados delincuentes
autores de grandes delitos, muchos de ellos condenados a pena perpetua
o de larga duración.
El régimen aplicado se basó en el trabajo retribuido, enseñanza escolar
a nivel primario y una severa disciplina. El penal tuvo 30 sectores de trabajo,
algunos de ellos quedaban fuera de él.
Los talleres instalados atendieron las necesidades de la cárcelo y prestaron
servicios a toda la ciudad de Ushuaia. Estos fueron la primera imprenta,
teléfono, electricidad, bomberos, etc.
Al recorrer las instalaciones se pueden ver distintos trabajos
de carpintería y ebanistería realizados por los reclusos, verdaderas
obras de arte. También se pueden encontrar algunos de estos objetos
en el Museo del Fin del Mundo, que funciona en la antigua Casa de Gobierno.
Fuera de la cárcel los penados fueron utilizados para trabajos como la
construcción de calles, puentes, edificios, además de la explotación de
bosques. De esta forma con los penados se habilitó el tren más austral
del mundo en 1910. Este llegó a tener una extensión de 25 kilómetros y
corría al costado de la calle Maipú pasando por el campamento Monte Susana
y dividiéndose en dos ramales hacia lo que es hoy el Parque Nacional.
La cárcel contó también con varias embarcaciones: la mas conocida
era la "Godoy". En 1947, siendo ya el Territorio Nacional una Gobernación
Marítima, la Presidencia de la Nación a cargo de Juan Domingo Perón
dispuso la clausura de la cárcel.
Las instalaciones fueron transferidas al Ministerio de Marina y en ellas
se instaló la base en 1950.
Reclusos famosos
Algunos de los reclusos más famosos alojados en el Presidio de Ushuaia,
fueron, además de los ya nombrados "Petiso Orejudo", el escritor
Ricardo Rojas por oponerse al golpe de estado;  Carlos Gardel - de cuya prisión
en la cárcel no existe actualmente otro documento más que una tarjeta que
consta de varias firmas y que incluye la firma del Zorzal - según dice una explicación
colgada en la pared de una de  las celdas-, el anarquista ruso Simón Radowitzky - responsable
del atentado que  costó la vida al Jefe de la Policía Ramón L. Falcón - que logró huir de la cárcel
con ayuda, fue recapturado, y posteriormente dejado en libertad por una amnistía  del
gobierno de Hipólito Yrigoyen*, entre varios más.

(c) Araceli Otamendi

fotografías: (c) Araceli Otamendi

Bibliografía:

Folleto explicativo del Museo Marítimo de Ushuaia
http://museomaritimo.com/presidio-militar.php
* http://www.jotdown.es/2017/02/radowitzky-anarquista-sobrevivio-la-prision-del-fin-del-mundo/