sábado, 23 de octubre de 2010

Berni: "La mirada intensa" en el marco del Octubre Picassiano en Málaga

Aníbal Jozami y Diana Wechsler
Antonio Berni, Las vacaciones de Juanito


Antonio Berni, Investigación

(Buenos Aires)






En el marco del programa de colaboración internacional con instituciones artísticas, la Universidad Nacional de Tres de Febrero (MUNTREF), junto con la Fundación Pablo Ruiz Picasso-Casa Natal Málaga (España), presenta la exposición “Berni: La mirada intensa”, que inauguró ayer en el marco del Octubre Picassiano, que celebra todos los años la Fundación, en Málaga.


Lourdes Moreno, Diana Wechsler, Aníbal Jozami,
Francisco de la Torre, Miguel Briones


Curada por Diana Wechsler, directora de la Maestría en Curaduría y Artes Visuales de la UNTREF, esta es la primera exposición de un artista argentino o latinoamericano que es invitado a participar del Octubre Picassiano, el evento en el que durante todo el mes la ciudad natal del artista lo honra con numerosas exposiciones, encuentros científicos internacionales y conferencias.
Diana Wechsler, Aníbal Jozami, Francisco de la Torre,
 Lourdes Moreno, Miguel Briones

Estuvieron presentes en la inauguración el rector de la UNTREF, Anibal Jozami; la curadora de la muestra, Diana B. Wechsler; y la directora de La Fundación Pablo Ruiz Picasso- Museo Casa Natal, Lourdes Moreno. Más temprano, recorrieron la muestra junto a ellos el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; y el Delegado Municipal de Cultura, Miguel Briones.


Antonio Berni, Los astros de Villa Cartón



La muestra “Berni: La mirada intensa”, integrada por una selección de más de 40 obras que recorren diferentes momentos de la producción del artista argentino en las que se ponen de manifiesto sus apuestas estéticas y la variedad de su propuesta plástica. Estará organizada en varias zonas en las que la pintura, el xilo-grabado-gofrado y el collage dialogan exponiendo  desde la materialidad aspectos de la ductilidad y reinvención permanente del artista. Asimismo, incluirá una selección de materiales de archivo –fotografías, textos del artista, hemerografía y catálogos de época-, que facilitará la lectura de la muestra así como la articulación entre los itinerarios de Berni y los del movimiento moderno tanto argentino como internacional, en donde el artista tuvo particular incidencia.
El rector de la UNTREF destacó la trascendencia de exponer esta muestra en la Fundación Pablo Picasso- Casa Natal: “La presentación de la obra de Antonio Berni en Málaga constituye para la Universidad Nacional de Tres de Febrero un paso más en la misión que se ha auto encomendado: Difundir el arte y la cultura argentina en el exterior, con la misma voluntad que se ha propuesto hacerlo en el interior de nuestro país, la de hacer realidad las consignas de “arte para todos” y “democratización de la cultura”; y completó: “Antonio Berni es quizás el artista argentino más importante del siglo XX. Quienes en otras latitudes han podido conocer su obra, la han valorado con gran entusiasmo. Conocerla implica no sólo adentrarse en las tramas de la realidad social argentina, sino también apreciar un lenguaje pictórico, gráfico y escultórico de altísima calidad”, concluyó.
Dijo Diana Wechsler sobre el artista y la muestra: “Berni se ha situado como uno de los artistas más representativos del arte argentino del siglo XX. Figura central en los debates estéticos contemporáneos, representante argentino en diversas exhibiciones internacionales desde 1935, premiado en la Bienal de Venecia en 1962, se identifica por su extensa trayectoria. Berni, la mirada intensa, en tanto relato curatorial, reconoce estos antecedentes, y a su vez busca  profundizar, a través de un concepto extenso de mirada (pensada como la capacidad para desmontar la realidad y replantearla plásticamente). Se trata de una mirada adjetivada: intensa. En ella, la práctica artística y la experiencia vital se encuentran de maneras variadas, según las necesidades y urgencias para las que cada trabajo fue pensado”.
Y agregó la curadora: “Una de las singularidades de la producción de Antonio Berni está dada no sólo por su capacidad de exploración y apropiación de diferentes modalidades expresivas sino en la fruición que exhiben sus trabajos por el uso de diferentes técnicas y materiales. Así, la selección y secuencia de obras que presenta esta exposición, en la que los diferentes soportes y planteamientos estéticos convergen en las distintas secciones, expone aspectos de su proyecto creador, que se reconocen en la imbricación de las búsquedas y actualizaciones permanentes, advirtiéndose que ha procurado alcanzar - con cada trabajo y cada nueva propuesta- un nuevo estadio de interpelación crítica al espectador”.

Picasso en Buenos Aires

Esta muestra supuso, como contrapartida de esta exposición de Antonio Berni, la presentación de una muestra de Pablo Picasso que, bajo el título de “La mirada del deseo”  y con curaduría de la directora de la Fundación Pablo Ruiz Picasso, Lourdes Moreno, se presentó durante cuatro meses en el Museo de la UNTREF, en Buenos Aires, Argentina. Dicha exposición, que cierra el 30 de octubre,  ha recibido la visita de decenas de miles de personas, en su gran mayoría espectadores que hicieron en esta ocasión su primera experiencia con este tipo de expresiones de arte. Una experiencia que en sus variadas actividades de extensión mostró algunas de las alternativas de articulación entre la universidad pública y la comunidad.

viernes, 15 de octubre de 2010

Andrea Mantegna, el más grande de los artistas paduanos del siglo XV







(Buenos Aires)

En una magnífica edición de ArtBook  encontré reproducidas imágenes del pintor Andrea Mantegna, el más grande de los artistas paduanos del siglo XV. Andrea Mantegna nació probablemente en el año 1431 en la Isla de Carturo, y a la edad de seis años formaba ya parte del conocídisimo taller de Francisco Squarcione. Allí, entre antiguallas de todo género, mármoles, fragmentos de la estatuaria romana y preciosas medallas; entre cartones, dibujos y estudios sobre las placas clásicas, maduró la personalidad del adolescente. Andrea, dedicado desde el comienzo a un apasionado, romántico y obstinado amor por el mundo clásico romano. Pero su actitud difería sustancialmente de la de los pintores toscanos: mientras éstos estudiaban las formas clásicas para descubrir en ellas un ideal de equilirio y de armonía, y renovar así sus obras; para Mantegna la antigüedad representaba una fascinante manera de motivos arqueológicos con los cuales poblar sus composiciones. Donatello, que trabajó en Padua en los años de la adolescencia de Andrea, le develó los secretos del lenguaje renovado, enseñándole el rigor de la perspectiva, el encanto de las formas sólidamente construidas e inscriptas en el espacio, la carga dramática de la figura humana recientemente recuperada de las frívolas elegancias del arte tardogótico. Con los frescos de la Capilla Overati, en la Iglesia Paduana de los Ermitaños, de los que sólo quedan algunos fragmentos, Mantegna, quien apenas tenía veinte años, debuta clamorosamente en la pintura: la revocación de la antigüedad confiere a su lenguaje un tono de elocuencia, rico de citas eruditas; yelmos, corazas, troncos de columnas, perfiles de clásicas arquitecturas se acumulan en las escenas que el joven maestro va pintando con un signo austero, incisivo, tajante, del que surge una materia áspera como la roca, inmóvil petrificada. Luego, los contactos con el ambiente véneto enriquece y suaviza su gama cromáticaque se despliega en una de sus obras maestras: el celebrísimo Retablo de San Zeno en Verona. Convertido en el pintor oficial de los Gonzaga, Mantegna trabaja en el Palacio Ducal de Mantua, su obras más célebres;  los frescos del Dormitorio de los Esposos. Piero della Francesca le ayudó a traducir la grandiosa y serena concepción de su inspiración en el mundo antiguo; aún dando a sus personajes esa aura de nobleza y austeridad que el ideal humanista imponía, él individualizó las características personales con una agudeza despiadada por medio de su excepcional habilidad en el dibujo, de modo que este ciclo mantuano aparece no sólo como el ejemplo más alto y coherente de su arte, sino también como un extraordinario  documento histórico y de juicio sobre aquella sociedad.

En esta nota se han incluido imágenes del tema de la Virgen y el Niño, ya que ocupan un puesto particularmente destacado en la producción del artista. El tema de la "Madonna col Bambino" era un tema muy querido e importante para los Gonzaga.

(c) Araceli Otamendi

Bibliografía:




ArtBook- Mantegna, Leonardo Arte

Francesco Abbate, El arte renacentista en Italia, Viscontea Distribuidora S.C.A.



Imágenes: 

Madonna della Vittoria

Madonna col Bambino

Madonna col Bambino

jueves, 14 de octubre de 2010

Muestra de Emilio Patarca en el Museo Nacional de Arte Decorativo




(Buenos Aires)

La orfebrería rioplatense tiene una larga tradición. En los últimos años hubo una nueva valoración de la platería tradicional, motivada por incremento del coleccionismo, la disminución numérica de los objetos auténticos, el prestigio social que brinda su posesión, la superación de ciertos niveles culturales y económicos que lleva a la compra de objetos antiguos, la moda entre otras causas. 

Emilio Patarca

En el Museo Nacional de Arte Decorativo se expone una extraordinaria muestra del maestro orfebre Emilio Patarca. En ella se pueden ver mates, estribos, cuchillos, dagas,  candelabros, soperas, distintos objetos relacionados con tradiciones argentinas que dan muestra del arte de Patarca.
Emilio Patarca realizó el Mate de Bicentenario.  en cuyo proyecto y ejecución participaron un conjunto de investigadores y técnicos. Rico en símbolos el Mate del Bicentenario posee un cuenco de forma ovoide de líneas lisas con su boca sobreelevada que descansa sobre la figura alegórica de La República -esculpida y fundida-  con el rostro con rasgos de los pueblos originarios con una antorcha en su mano izquierda; a su lado se destaca el Escudo Nacional grabado y calado en una lámina de oro.


Las obras expuestas en el Museo Nacional de Arte Decorativo reflejan la rica personalidad de su artífice, así como su dominio de la orfebrería en todos sus aspectos.
En esta exposición se exhiben obras de este  maestro orfebre argentino, nacido en 1956. Se inicia en el oficio a los 14 años y desde 1973 hasta 1978 estudia con el maestro Edgard Michaelsen, se gradúa con honores y con otros maestros de la orfebrería y de las bellas artes continúa su perfeccionamiento.
Desde fines de los años setenta el maestro unió a su producción constante una sucesión de exposiciones en Roma, Nueva York, Lima, Tokio y Hong-Kong, además de dictar  cursos, seminarios, ser miembro de jurados y recibir  múltiples premios tanto en nuestro país como en el extranjero. Sus obras integran colecciones públicas y particulares en Argentina, Perú, México, Estados Unidos de Norteamérica, Francia, España, Alemania, Holanda y Japón. En el 2006 el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lo declara “Artífice del Patrimonio de Buenos Aires” considerándolo parte de su “Patrimonio Viviente”.
La muestra se puede ver hasta el 17 de octubre de 2010.

Horario: Martes a domingos 14 a 19
               Martes entrada libre

Visitas guiadas: miércoles y viernes 17,30 
Conferencias
Museo Nacional de Arte Decorativo
Av. del Libertador 1902
C1425AAS CABA
Tels. 4801-8248; 4802-6606